Fueron semanas polémicas en torno al reality político más picante de la tele y sobre todo en la comentada guerra Tinelli-Macri. Sin embargo, tras el “tratado de paz” en Olivos, no tardó en aparecer un tercero para reavivar el enfrentamiento: Mirtha Legrand.

Como es costumbre, la diva usó su programa para enviar claros mensajes y no tuvo reparos a la hora de calificar las imitaciones de Gran Cuñado que, como bien sabe, es un tema con el que se asegura un rebote mediático.

Buscando una fallida complicidad en uno de sus invitados, el jefe de Gabinete Marcos Peña, aprovechó su momento de aire para tirarle un palito a Tinelli criticando duramente su reality y mostrándose indignada con la sátira del humorista.

Sin sutilezas, la histórica conductora tomó posición por Macri al describir que la imitación de Freddy Villareal  era “denigrante, irrespetuosa y de mal gusto” y que no la reproduciría jamás en su programa.

Sin embargo,  y a pese a su insistencia, no pudo lograr que el funcionario avalara sus dichos por lo que simplemente dejó de escucharlo y cambió de tema, interrumpiéndolo al mejor estilo Mirtha Legrand.