Un estilo impuesto a nivel mundial entre primeras damas, reinas y princesas que no le temen a repetir looks a la hora de mostrarse públicamente. Esta semana lo implementó Juliana Awada.

Para cada evento importante marcado por la agenda política del Presidente, la primera dama tiene el outfit adecuado. Y no es casualidad que en su última aparición pública, la elegante mujer de Mauricio Macri haya optado por repetir el vestuario teniendo la posibilidad de estrenar look.

Como ya lo  han hecho Michelle Obama y la reina Máxima, Juliana Awada eligió un vestuario que ya había usado (en su visita al programa de Tinelli) para la cena del Comité Olímpico en Brasil, algo que llamó la atención por su siempre impecable estilo.

Sin embargo, los asesores de imagen y expertos avalan la acertada idea de Juliana ya tiene que ver con las nuevas tendencias protocolares que, según explican, "las humaniza y las hace más cercanas a la gente".

En su momento la novedad fue la reina Máxima de Holanda, que sorprendió reciclando un vestido vintage en color verde esmeralda que había utilizado su suegra para un evento protocolar. O la transgresora reina Letizia de España, que se atrevió a lucir un vestido casi 5 veces del diseñador Felipe Varela sin importarle el qué dirán.

Pero no es la primera vez que Awada lo hace. Ya ha demostrado que sin tantas estridencias y acudiendo a la paleta de colores neutros, se pueden armar elegantes looks protocolares.  Es por eso que sus accesorios y algunas prendas de vestir, que generalmente son de su propio guardarropa, son muchas veces repetidos pero combinados de distinta manera. Un recurso inteligente para una mujer que despierta suspiros en los hombres pero que también busca agradarle al público femenino.