El secretario general de la Unión de Docentes bonaerenses (Udocba), Miguel Díaz, aseguró hoy que "hay algunos avances" en las negociaciones con el gobierno por los sueldos de los maestros, en tanto que desde el Ejecutivo provincial también reconocieron contactos informales con los gremios del sector para intentar destrabar el conflicto.

"Hay algunos avances en las charlas que estamos teniendo, pero se van a confirmar en las reuniones técnicas", dijo el dirigente gremial en diálogo con Télam, que evitó dar detalles sobre la marcha de la negociación.

En la misma línea, desde el Gobierno de María Eugenia Vidal reconocieron que las negociaciones dejaron de estar empantanadas y van bien encaminadas.

Si bien Díaz dijo que "entre jueves y viernes habrá una reunión de mesa técnica para ir avanzando en la propuesta final", fuentes del Ejecutivo afirmaron a esta agencia que aún no existe una convocatoria formal a los sindicatos docentes.

"Desde Udocba iremos a asamblea con la expectativa de que la propuesta supere a la anterior. Luego los compañeros decidirán en base a la propuesta formal", expresó Díaz.

Sin embargo, el dirigente sindical criticó la posibilidad de que el gobierno de la provincia de Buenos Aires otorgue unilateralmente un nuevo aumento salarial en julio "similar al índice inflacionario" para los docentes, si no se alcanza un acuerdo con los gremios, como trascendió la semana pasada.

Según dijo, esa actitud estaría hablando de cierta "premura" para "resolver las cosas porque se acercan las elecciones.

"Hubo demasiado tiempo y propuestas que evidenciaron que la situación de los docentes no va a cambiar. La clase política tiene que darse un baño de realidad y hacer una propuesta en serio", evaluó Díaz, y añadió: "Ahora quieren sacarnos de encima para que no influyamos en el proceso electoral".

"Nos presionan para que cerremos de una vez, porque están apremiados con el tiempo electoral", sostuvo el dirigente de la Udocba.

El 2 de mayo pasado, la última vez que los gremios docentes se reunieron con representantes del Poder Ejecutivo provincial para discutir la paritaria, el Ejecutivo ofreció un aumento salarial del 20 por ciento en dos cuotas, con cláusula gatillo por inflación, y una suma extraordinaria de 1.500 pesos por el poder adquisitivo perdido en 2016, pero los gremios rechazaron la propuesta por considerarla "insuficiente".

Desde entonces, representantes del Frente de Unidad Docente bonaerense, que integran Suteba, Feb, Uda, Amet, Sadop y Udocba, mantienen encuentros informales con los representantes del gobierno bonaerense con el objetivo de alcanzar un acuerdo salarial que permita cerrar la paritaria.