Veintitrés senadores nacionales electos en los comicios de octubre pasado juraron hoy ante la Cámara alta, en una ceremonia con aplausos y vítores desde los palcos, especialmente para Cristina Kirchner, y con la oficialista Gladys González como única ausente.

Los legisladores electos por las provincias de Buenos Aires Formosa, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Jujuy, La Rioja y Misiones prestaron juramento de cara a la asunción en sus bancas, que será el 10 de diciembre próximo.

La expresidenta fue la última en ingresar al recinto para la sesión incorporatoria y la única que no estuvo acompañada por familiares o amigos al acercarse al estrado para jurar.

Iniciada la ceremonia, el primer turno fue de los senadores electos por la provincia de Buenos Aires Esteban Bullrich, de Cambiemos, y Cristina Kirchner, de Unidad Ciudadana, mientras que González estuvo ausente por encontrarse de viaje.

Dirigentes y seguidores de la expresidenta, entre ellos Axel Kicillof y Juliana Di Tullio, se ubicaron en los palcos del recinto y la aplaudieron con entusiasmo cuando se acercó al estrado, al tiempo que le gritaron "jefa" y le pidieron que jurara "por el pueblo".

Luego fue el turno de los formoseños María Teresa González y José Mayans (PJ) y Luis Naidenoff (Cambiemos), a quienes les siguieron los jujeños Silvia Giacoppo y Mario Fiad (Cambiemos) y Guillermo Snopek (PJ).

A continuación juraron los riojanos Inés Brizuela y Doria y Julio Martínez (Cambiemos), seguidos por el también expresidente Carlos Menem (PJ), que fue junto a Cristina Kirchner el más aplaudido e incluso recibió un grito de aliento desde uno de los palcos: "¡Grande, jefe querido, ídolo!".

Los misioneros Maurice Closs y Magdalena Solari (Frente Renovador de la Concordia) y Humberto Schiavoni (Cambiemos) fueron los siguientes en jurar, seguidos por los sanjuaninos Roberto Basualdo (Cambiemos), Cristina López Malverde y José Uñac (PJ).

Siguieron los puntanos María Eugenia Catalfamo, a quien la presidenta del cuerpo, Gabriela Michetti, se equivocó al presentarla como "senadora por San Juan" y debió corregirse, y Adolfo Rodríguez Saá (PJ) y Claudio Poggi (Cambiemos).

Finalmente juraron los santacruceños Eduardo Costa y María Belén Tapia (Cambiemos) y Ana María Ianni (FPV).

Una jura distendida y a puro aplauso

Cristina Kirchner fue la última en ingresar al recinto, a las 10:54, y su entrada fue seguida por algunos aplausos tímidos en los palcos, que se multiplicaron luego, en el momento en que prestó juramento.

La exmandataria, electa como senadora por la minoría en Buenos Aires, se sentó en la anteúltima bandeja, flanqueada a la derecha por la misionera Magdalena Solari y a la izquierda por otro expresidente, el puntano Rodríguez Saá.

Durante toda la ceremonia se los vio a los dos exmandatarios conversar animadamente e intercambiar comentarios entre jura y jura.

El riojano Menem fue el encargado de izar la bandera para dar inicio a la sesión, a pesar de las visibles dificultades para moverse que tiene el expresidente, a quien debían ayudar a pararse de su banca.

Ocurre que el senador que debe izar la bandera es elegido según el orden alfabético entre cada sesión y, en esta oportunidad, le tocó al peronista que gobernó el país entre 1989 y 1999.

Antes de la jura, la Secretaría Parlamentaria debe leer los nombres de todos los senadores titulares y suplentes electos y cuando fue mencionada Cristina Kirchner tuvo lugar un sonoro aplauso.

No es usual aplaudir en la Cámara alta debido a una regla no escrita impuesta hace varios años por el jefe del bloque PJ-FPV, Miguel Ángel Pichetto, pero esa costumbre parece estar llegando a su fin porque, después de los vítores a la exmandataria, todos los mencionados recibieron su aplauso.

Se la vio a la santacruceña Virginia García, senadora saliente y cuñada de Máximo Kirchner, aplaudir sonriente a cada uno de los senadores mencionados, incluso a los que no pertenecían a su partido, en lo que pareció un desquite con Pichetto, con quien mantiene muy mala relación.