El presidente Mauricio Macri afirmó que "no hay que apropiarse de impuestos que no son propios", en aparente alusión a los casos de retención indebida de tributos y evasión que se le achacan a los grupos económicos liderados por Cristóbal López y Lázaro Báez.

Macri dio un discurso en Tecnópolis, en Villa Martelli, al presentar una nueva herramienta para facilitar las exportaciones a emprendedores y pymes, junto al ministro de Producción, Francisco Cabrera.

En ese contexto, al felicitar a la Administración Federal de Ingresos Públicos por el diseño de la plataforma Exporta Simple, el presidente advirtió que "hay que andar bien con la AFIP". "Si no -agregó-, pregúntenle a algunos que hoy están en el diario".

De este modo, aunque sin mencionarlo, el mandatario hizo referencia a información publicada hoy por el diario La Nación, que reveló que, en el marco de una causa que tramita en el juzgado federal a cargo de Sebastián Casanello, la AFIP consignó que el ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray había ocultado a la Justicia que Báez le adeudaba 1.700 millones de pesos en concepto de impuestos impagos.

A eso se suma la situación derivada de la retención indebida de 8.000 millones de pesos por parte de Oil Combustibles, de Cristóbal López, otro empresario cercano a la gestión kirchnerista, que debía haber derivado al fisco dado que corresponde a la recaudación del impuesto a la transferencia de combustibles que realizó en carácter de agente de retención.

"Hay que pagar los impuestos; no hay que apropiarse de los impuestos que no son propios. ¿No es cierto, doctor Abad?", preguntó Macri, dirigiéndose al actual titular de la AFIP, Alberto Abad.

Por su parte, Ricardo Gil Lavedra, abogado de la AFIP en el expediente judicial por evasión impositiva que se sigue contra el Grupo Indalo, de Cristóbal López, consideró hoy que la anterior conducción del ente recaudador "orquestó una maniobra" para avalar que la empresa Oil Combustibles pudiera retener en sus arcas 8.000 millones de pesos correspondientes a la recaudación del Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC).

"Los imputados no son solamente los empresarios, sino que esta maniobra fue orquestada desde la AFIP", subrayó Gil Lavedra en declaraciones formuladas a radio Continental.

El letrado explicó además que está actuando como representante legal del ente recaudador ante la Justicia porque "hay muchos funcionarios, que terminan en (Ricardo) Echegaray, que se encuentran sospechados, entre ellos la Dirección de Asuntos Jurídicos", con lo cual "el director de la AFIP entendió que no podía actuar con gente de adentro" en el marco de las causas judiciales.

Gil Lavedra consideró que la deuda actual de la firma de Cristóbal López con la AFIP aumentó unos 2.000 millones de pesos por intereses: "Si se computa la deuda original, de 8.000 millones de pesos, más los intereses, está por los 10.000 millones", calculó.

Recalcó que el endeudamiento "se hizo a través de una multitud de planes de la AFIP obtenidos de manera irregular".

El viernes, el juez federal Julián Ercolini rechazó levantar la inhibición general de bienes que pesa sobre el Grupo Indalo en el marco de la causa que investiga la retención indebida de lo recaudado en materia de impuesto a los combustibles.

López y su socio Fabián de Sousa la habían solicitado para poder vender las acciones de la compañía al fondo de inversión OP Investments. Los empresarios están acusados de haber defraudado al Estado con la retención de 8.000 millones de pesos del impuesto a la transferencia de combustibles que debía haber girado al fisco la firma Oil Combustible, por su condición de agente de retención.

"La AFIP no quiere que quiebre el Grupo Indalo, está ejecutando una acción penal para cobrar su crédito", aclaró Gil Lavedra, quien agregó: "Esto no quiere decir que no se puedan vender activos. Si los precios son razonables y el producido viene a disminuir la deuda con la AFIP, esas operaciones se van a autorizar".