El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, fue reelegido hoy en el cargo por amplia mayoría de los bloques que integran la Cámara baja, y aseguró que los representantes del oficialismo "no son los dueños de la verdad" y que seguirán abiertos "al diálogo" con todas las fuerzas políticas.

Al mismo tiempo admitió que es necesario realizar más sesiones ordinarias.

El dirigente macrista bonaerense fue reelegido en la sesión preparatoria donde asumieron 126 de los 127 diputados electos el 22 de octubre -aún no se definió si asumirá o no la oficialista Joanna Picetti- con lo cual se prorroga su presidencia hasta el 9 de diciembre de 2018.

Secundarán a Monzó como vicepresidente primero el sanjuanino kirchnerista José Luis Gioja, como vicepresidente segundo el radical mendocino Luis Petri y como vice tercero, el ex vicegobernador cordobés Martín Llaryora.

La propuesta de reelegir a Monzó fue formulada por el presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, quien sostuvo que ha ejercido ese cargo "con maestría y enorme pericia".

Desde el bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi expresó el apoyo de su bancada a la designación de Monzó y destacó también las condiciones personales e institucionales del titular del cuerpo.

En la misma línea se expresaron Graciela Camaño (desde el Frente Renovador); Pablo Kosiner (Bloque Justicialista); Hugo Infante (Frente Cívico por Santiago) y Leonardo Grosso (Peronismo para la Victoria).

El diputado Nicolás Del Caño anticipó la abstención del Frente de Izquierda, aunque aclaró que "no por una impugnación personal".

Al exponer en el recinto, Monzó agradeció la presencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y de algunos gobernadores peronistas, y la confianza de sus pares de votar mayoritariamente su reelección.

Dijo que "siente un gran orgullo y una gran responsabilidad" por la confianza expresada por sus pares, y se comprometió a "mantener un diálogo permanente" con todas las fuerzas políticas.

En su breve discurso, Monzó reconoció -ante las demandas de varios legisladores- la "necesidad de aumentar las sesiones ordinarias", al tiempo que planteó la necesidad de modificar el reglamento para evitar "el abuso de la utilización de las cuestiones de privilegio".

En su mensaje, el bonaerense destacó que en estos dos años se aprobaron 163 leyes en el marco de 45 sesiones, como así también hubo más de 2.000 reuniones de comisiones.