El diputado Martín Lousteau (Evolución Radical) advirtió hoy que la sociedad está "jugando peligrosamente con la grieta", y responsabilizó en particular a "dirigentes políticos, formadores de opinión y sindicalistas", tras la agresión que sufrió ayer por parte de un grupo de manifestantes que protestaban contra la reforma previsional del Banco de la Provincia de Buenos Aires (Bapro) en las inmediaciones del Congreso Nacional.

"Estamos jugando peligrosamente con la grieta porque hay actitudes de los referentes políticos, de los formadores de opinión, y de los sindicalistas que no contribuyen", afirmó hoy el legislador en declaraciones a radio Mitre.

Lousteau evaluó que "estamos jugando al límite porque la tirada de piedras (en la movilización contra la reforma previsional del lunes pasado) terminó con 70 policías lastimados y después lo de la Gendarmería (cuando intervino tras los primeros incidentes) también terminó con periodistas y gente inocente lastimada".

"Tenemos que reflexionar sobre los ánimos con los que debatimos en la Argentina y el rol del Estado en este punto", indicó el diputado nacional.

Para Lousteau, tampoco contribuye a esta situación ver "referentes políticos entrar con piedras a la Legislatura, ya que los que deberíamos dar el ejemplo y apaciguar los ánimos, en verdad damos bandera libre para que ocurra cualquier cosa".

Para el legislador, "la grieta es una calamidad" por lo que el hecho vivido en lo personal ayer "no es aislado".

Sobre la agresión que sufrió ayer, Lousteau relató: "Venía tranquilo, había tomado el subte B y vi la manifestación pero como era del Banco Provincia pensé, no pasa nada. Y así fue al principio, incluso, algunos trabajadores se me acercaron para hacerme consultas ya que yo tuve una gestión en el banco".

Pero contó que luego "vino un grupo de 20 energúmenos" que utilizaron la violencia.

Lousteau fue abordado cuando se dirigía a una reunión de la Comisión de Presupuesto en la Cámara de Diputados, a pocos metros del Congreso, una situación que generó un repudio generalizado de todo el arco político, incluso del presidente Mauricio Macri.

"Repudio profundamente la agresión que sufrió Martín Lousteau hoy. La mayoría de los argentinos elegimos vivir en paz y no vamos a permitir que un grupo de violentos desestabilice el funcionamiento de la democracia en nuestro país", indicó el primer mandatario a través de su cuenta de Twitter.