La senadora y ex presidenta Cristina Kirchner se preguntó, durante un acto en el municipio bonaerense de Avellaneda, si los funcionarios del Gobierno son “inútiles, si saben lo que están haciendo”, porque “no resolvieron ni uno sólo de los problemas que teníamos, y además lo han profundizado hasta el límite”, Fernández de Kirchner también consideró que “este es un gobierno que transfiere recursos de los que menos tienen y de los sectores medios a los grupos más concentrados”.

En un acto en el municipio de Avellaneda, junto al intendente kirchnerista Jorge Ferraresi, la ex presidenta volvió a criticar la gestión de Mauricio Macri y se refirió a la estrategia política de Unidad Ciudadana junto a otros espacios opositores para disputarle las elecciones presidenciales a Cambiemos en 2019.

“Estamos viviendo un diciembre que los argentinos no nos merecemos”, sentenció la senadora por Buenos Aires ante los militantes que colmaron el anfiteatro del parque municipal de la localidad de Villa Domínico, donde se llevó acabo el acto de pase a planta permanente de 800 empleados municipales.

En su cuestionamiento, agregó: “(Los gobernantes) no han hecho otra cosa que endeudarse desde que llegaron. Hoy le sacaron 91 mil millones más a la Anses. No era que la Anses está quebrada?”, se preguntó.

Entre los cánticos de los militantes y el ya clásico hit kirchnerista de 'Vamos a volver', la senadora del Frente para la Victoria afirmó que Cambiemos “está haciendo las cosas muy mal para los argentinos, pero muy bien para los poderosos que manejan el país”.

Sobre la causa por el encubrimiento agravado del atentado a la AMIA debido a la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán, Cristina Kirchner le volvió a enviar un mensaje al Poder Judicial: “A (Juan Domingo) Péron y a mí nos acusaron de traidores a la patria. Eso lo llevo como una cocarda, muy orgullosa”.

Con respecto a la perspectiva política de cara al 2019, la ex mandataria dijo: “Voy a hacer todo lo que pueda para contribuir y lograr que en diciembre de 2019 otro argentino pueda conducir los destinos del país desde la Rosada. No me importa quien sea, sino que lo importante es que se garantice que cumpla con el mandato popular”.

En ese sentido, afirmó que el kirchnerismo debe tener “la suficiente amplitud y generosidad para construir una alternativa política. Es necesario que entendamos que tenemos que abrirnos a todos aquellos que entiendan que hay que desendeudarse para tener independencia económica para poder aplicar políticas en beneficio de los que menos tienen”.

Con el mismo tono que usó durante su campaña electoral, Cristina Kirchner cerró el acto con un deseo: “No me voy a ir de esta vida sin volver a ver a la gente nuevamente alegre”.

Antes de las palabras de la senadora nacional y conductora del peronismo kirchnerista que confluyó en Unidad Ciudadana, fue el turno del intendente orge Ferraresi, quien remarcó las diferencias con las políticas públicas del Gobierno nacional y con el bonaerense, que conduce María Eugenia Vidal.

“No necesitamos nada de la provincia (de Buenos Aires). Ahora se extorsiona a los gobernadores e intendentes para firmar el Pacto Fiscal que trae ajuste, pero nosotros estamos demostrando que se puede hacer las cosas diferentes en el municipio y en el país, y por eso sumamos a los 800 trabajadores a planta permanente, y nos planteamos generar cien puestos de trabajo nuevos este año”, señaló el jefe comunal.

Ferraresi se metió en la interna peronista bonaerense que divide a los kirchneristas y los justicialistas dialoguistas, que encabezan los intendentes Marín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Gustavo Menéndez (Merlo), quien es el flamante titular del PJ provincial.

Enfrentado con Vidal, Ferraresi sentenció: “No vamos a pedir nada del Fondo del Conurbano que se va a repartir entre los alcahuetes. El municipio va a invertir $1.400 millones en obras públicas con recursos propios”.