El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se reunió en la Casa Rosada con dirigentes del PJ bonaerense, liderados por el flamante titular partidario, Gustavo Menéndez y el diputado del bloque Argentina Federal (que representa a los gobernadores), Diego Bossio, quienes presentaron formalmente a la nueva conducción partidaria y pidieron obras para los municipios de la Provincia.

"No había estipulado un temario, es un encuentro que pidieron Menéndez y Bossio y como la idea de Frigerio es recibir a todos, se acordó este encuentro", dijeron a Télam fuentes del Ministerio de Interior.

Tras presentar formalmente la nueva cúpula del PJ bonaerense, la charla discurrió a lo largo de casi dos horas sobre "política en general, temas de coyuntura y sobre la relación Nación-Municipios".

Menéndez sumó a la reunión a los intendentes Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora, y Mariano Cascallares, de Almirante Brown, mientras que Bossio acercó al randazzista Eduardo "Bali" Bucca, ex intendente de Bolívar y actual diputado nacional.

En tanto, a Frigerio lo acompañaron su segundo en el Ministerio, Sebastián García de Luca, y el jefe del bloque del PRO en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot.

Frigerio siempre fue el nexo que los intendentes peronistas tuvieron para abrir el diálogo con el Gobierno nacional a la hora de pedir obras públicas para sus distritos.

Teniendo en cuenta que Menéndez tomó el mando del PJ bonaerense hace una semana, y que en medio se aprobó el presupuesto nacional para el año que viene, con el encuentro de hoy el intendente de Merlo buscó posicionarse entre sus pares y mostrar que durante su gestión va a promover el diálogo con el Gobierno, según las fuentes consultadas por Télam.

De esta manera, agregaron las fuentes, Menéndez salió a diferenciarse del kirchnerismo, que siempre buscó consolidar una oposición férrea, tarea que llevaba adelante en el PJ bonaerense el ex titular del partido y actual diputado nacional, Fernando Espinoza.

En ese marco, los jefes comunales plantearon la necesidad de gestionar determinadas obras públicas en sus municipios; si bien Frigerio tomó nota de cada uno de los pedidos, no hubo respuestas concretas tras la reunión.

La presencia de Bossio y Bucca, por un lado y de Massot, por otro, da cuenta del tono que los bloques opositores que responden al PJ no kirchnerista -que en este caso responden a gobernadores e intendentes- tendrán de ahora en más en la Cámara baja.

"El Gobierno tiene los números bastante ajustados en la Cámara, durante los dos primeros años de gestión contó con el apoyo del bloque massista, pero hoy ese acuerdo se cayó y Cambiemos necesita nuevos aliados que le garanticen gobernabilidad", dijo a Télam uno de los dirigentes peronistas que participó del encuentro.

En ese marco, según las fuentes, el bloque de diputados que responden a los gobernadores e intendentes dialoguistas del PJ bonaerense podrían transformarse en una buena opción para Cambiemos.

El contrapunto lo dio la propia senadora Cristina Kirchner, desde Avellaneda, donde, con el intendente ultra K Jorge Ferraresi, encabezó un acto junto a los trabajadores municipales para anunciar el pase a planta de 800 empleados.