En su búsqueda por tejer acuerdos que ensanchen las bases del justicialismo, el presidente del PJ bonaerense, el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, mantuvo un encuentro en Pinamar con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y "en los próximos días" podría sumar a su colección una foto con Florencio Randazzo.

Según trascendió, el encuentro con Massa tuvo lugar anoche en la casa del exintendente de Tigre en esa localidad balnearia y los dirigentes habrían acordado una posible agenda de trabajo para el año.

Entre los temas tratados, se habrían analizado posibles acciones conjuntas entre el PJ y el Frente Renovador para cuestionar la nueva fórmula de actualización de las jubilaciones, así como las nuevas subas en tarifas de servicios públicos.

También se analizó trabajar en torno a la idea del massismo de eliminar el IVA a alimentos, medicamentos y nafta.

Luego de ganar la puja que sostenía con Fernando Espinoza, a quien destronó como jefe del peronismo bonaerense, Menéndez busca recuperar a los dirigentes que se fueron desprendiendo del PJ en los últimos años a raíz de sus desencuentros con el kirchnerismo.

La próxima instantánea sería, según supo NA, "en los próximos días" con el exministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo, quien transcurre sus vacaciones en Valeria del Mar, a escasos kilómetros de Pinamar, y con quien ya se reunió a fin de año en las oficinas del exministro.

Los movimientos de Menéndez tienen su reflejo directo en el encuentro que se desarrolló el miércoles de la semana pasada en la UMET, donde arrimaron posiciones dirigentes del kirchnerismo como Agustín Rossi, Jorge Taiana y Daniel Filmus; del massismo como Felipe Solá y Daniel Arroyo; y del randazzismo como Alberto Fernández y Fernando "Chino" Navarro.

En una entrevista publicada este miércoles en La Nación, el flamante presidente del PJ bonaerense sostuvo: "Cristina sigue siendo la dirigente del peronismo que tiene mayor adhesión popular. Pero perdimos en 2017, 2015 y 2013. Quiere decir que la figura de Cristina, por sí sola, no alcanza para volver a ganar una elección".

Si en el PJ bonaerense y en el kircherismo cunde el optimismo respecto del éxito a mediano plazo de estas gestiones, el Frente Renovador atraviesa algunos temblores internos ya que no está definido el rumbo que tomará la fuerza política.

Con un Massa indeciso, que oscila entre mantener la identidad del Frente Renovador, conservando la alianza con Margarita Stolbizer, o endurecer su posición a partir de una vuelta al PJ, la pulseada se da entre los integrantes de su propia bancada.

Por ejemplo, la jefa de la bancada en Diputados, Graciela Camaño, no avala las conversaciones de Solá y Arroyo con Agustín Rossi en la UMET, porque insiste en tomar distancia del kirchnerismo a toda costa.

En cambio, Solá, Arroyo y Facundo Moyano perciben que, independientemente del espacio parlamentario que cada sector ocupe en el Congreso, una construcción política que prescinda del PJ es una receta que quedó caduca y que no tiene ninguna posibilidad de éxito en los tiempos que corren.

Y evalúan que sin una parte del kirchnerismo sentado en la mesa de unidad tampoco hay posibilidades de generar una alternativa real a Cambiemos: valoran que Cristina Kirchner haya bajado el perfil y se haya corrido del centro de la escena, y están dispuestos a una construcción en conjunto con figuras "racionales" del FpV como el propio Rossi o Axel Kicillof, indicaron fuentes del sector a NA.

En esta misma sintonía, Alberto Fernández, que el año pasado le soltó la mano a Massa para sumarse a las huestes de Randazzo, pidió avanzar con "un debate muy profundo" dentro del peronismo para dejar atrás las "división" en el partido porque de lo contrario, según dijo, "se beneficia" el presidente Mauricio Macri.

En declaraciones formuladas a radio Rivadavia, Fernández se refirió al encuentro en la UMET: "Somos seis o siete dirigentes que hemos sido convocados por nuestra preocupación, no pretendemos representar a ningún espacio. Lo que decimos es que no podemos seguir discutiendo entre nosotros mientras Macri hace lo que se le da la gana".

"Eso claramente no puede seguir pasando. Si tenemos diferencias, y en el 2019 las seguimos teniendo, saldemos esas diferencias en las primarias pero todos unidos, no dividiéndonos porque divididos perdemos todos", agregó.