El Legislador porteño Juan Francisco Nosiglia (UCR-Evolución) rechazó hoy el proyecto del Código Electoral que impulsa el Ejecutivo porteño al señalar que la iniciativa, que prevé la implementación del voto electrónico y habilita la posibilidad de unificar el llamado comicios junto con la Nación, "atrasa y vulnera derechos".

"En una primera lectura del proyecto de código electoral que presentó el Ejecutivo de la Ciudad en la Legislatura se desprende, como en muchas de estas iniciativas, el carácter oportunista por sobre todas las posibilidades de hacer una propuesta que mejore y transparente nuestros sistema electoral", cuestionó el legislador radical.

En ese sentido, Nosiglia sostuvo que el proyecto impulsado por la administración de Horacio Rodríguez Larreta propone "algo similar a lo que sucedió en Córdoba, donde el oficialismo habilitó la 'doble candidatura' para el cargo de Gobernador, con puro oportunismo y cálculo electoral".

El diputado -integrante del bloque UCR-Evolución, que se referencia en Martín Lousteau- cuestionó además dos puntos centrales de la propuesta: la posibilidad de unificar la fecha de la elección junto con la Nación y la implementación de la boleta única electrónica, a pesar de las "incontables denuncias sobre su vulnerabilidad".

"El jefe de Gobierno quiere arrogarse la potestad de establecer la fecha de la elección con la posibilidad de unificarla con la presidencial, lo que consideramos un retroceso que vulnera la autonomía porteña y el derecho de los ciudadanos a elegir sus autoridades de acuerdo con un debate que priorice sus problemas", dijo el dirigente radical.

Por último, Nosiglia aseguró que el bloque UCR-Evolución insistirá con un proyecto de código propio que "proponga el sistema de boleta única de papel, que garantice transparencia, reglas claras y previsibilidad".

El proyecto de Código Electoral, que ingresó a la Legislatura a principios de este mes, tiene como otros ejes centrales la regulación de los procesos para la elección de los cargos de jefe de gobierno, vice y diputados, la paridad de género en las listas y el uso de tecnologías para la emisión de votos.

El proyecto, que consta de 376 artículos, elaborados por el Ministerio de Gobierno porteño, busca que la Ciudad tenga su propio Código Electoral, a 22 años de haberse sancionado su propia Constitución.