La divisa llegó a ofrecerse a $24,50 en bancos de la City porteña y cerró a $23,73. A pesar de la autonomía del Banco Central, el Gobierno le pidió que intervenga para detener la devaluación y vendió mil millones de dólares.

En otra jornada de negociaciones con el FMI, y luego de un día como ayer donde los mercados parecían normalizarse, con la suba de las acciones de la bolsa, la caída del riesgo país y el dólar apenas superando la cotización de $23,10,  la moneda norteamericana volvió a subir, tocando nuevos récords históricos.

La injerencia del BCRA sobre las tasas y la venta de divisas para contener su precio no forma parte del plan que impulsa el Fondo Monetario Internacional, en caso de avanzar con el orotgamiento del crédito “stand by”. El organismo internacional es proclive a una flotación cambiaria sin intervención, teniendo en cuenta que la Argentina registra un déficit récord de cuenta corriente.

Durante el día, en bancos de la Ciudad de Buenos Aires el billete verde se encontró en $23,73, mientras que para la compra lo tomaron a $22,72. Sin embargo, en el pico de la jornada llegó legó a operarse a $24,50 pesos.