Tras el conflicto que se suscitó entre la Policía de la Ciudad y los metrodelegados del subte que reclamaban por paritarias impidiendo la circulación de las formaciones en la estación Las Heras de la Línea H, que culminó con graves incidentes y la detención de 16 trabajadores, los sindicalistas apresados fueron liberados y se levantó la medida de fuerza. Hay servicio normal en todas las líneas de la Ciudad de Buenos Aires.

La tensión creció en los últimos días a partir de recurrentes medidas de fuerza que incluyeron liberación de molinetes y la interrupción del servicio. Hasta que ayer, junto con un nuevo paro en dos ramales y el premetro, algunos metrodelegados impidieron que circularan las formaciones de la línea H y fueron apresados por resistencia a la autoridad y afectación de un servicio público.

La detención de 16 sindicalistas, entre ellos Néstor Segovia, secretario adjunto de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (Agtsyp), fue utilizada como mecanismo extorsivo de negociación, tomando como rehenes a unos 700.000 pasajeros que utilizan ese servicio a diario.

Hay que recordar que la Corte le había quitado la personería gremial a los metrodelegados, motivo por el cual no correspondía legalmente que tomasen las atribuciones de negociación paritaria. Así y todo, no fue eso lo que más le molestó al Gobierno sino el delito de “hacer un piquete bajo tierra”, indicaron.   

En ese marco, el Ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, señaló que “el reclamo tenía que ver con la paritaria y no es índole de Metrodelegados porque no ha completado la tramitación para tener la personería gremial. Esa personería, que la tiene la UTA, ha acordado una paritaria que tiene una revisión velando por los intereses de sus trabajadores. Esta actitud tiene que ver quizá con una mirada política y de posicionamiento gremial. El nivel de violencia que se ha visto es intolerable”.