El presidente de la Nación, Mauricio Macri, estará presente este viernes 25 de mayo en el tradicional Tedeum que se realiza en la Catedral de Buenos Aires con motivo de un nuevo aniversario de la Primera Junta de gobierno ocurrida en 1810. La misa será oficiada por al arzobispo Mario Poli, quien ha expresado en los últimos tiempos, en línea con los distintos estamentos de la Iglesia Argentina, su preocupación por la situación social.

Según pudo saber diaocho.com el primer mandatario deberá escuchar duras críticas a la economía social, que incluye la pobreza y todas sus problemáticas, así como también lo que el Papa denomina “la cultura del descarte” a los ancianos y su desprotección, en alusión a sus condiciones de vida y el temor por un nuevo recorte en las jubilaciones, fantasma que sobrevuela por el retorno del país al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Algo parecido le pasará a la Gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, que estará en la Catedral de La Plata en el Tedeum que oficiará por última vez el polémico Arzobispo de esa ciudad, Héctor Aguer, quien cumplirá los 75 años –edad límite dispuesta por la Iglesia para pasar a retiro- el día previo a la celebración del 25 de mayo.

Aguer también fue últimamente muy crítico de la situación actual que atraviesa el país en particular y del Gobierno en general por temas como el debate sobre la despenalización del aborto, lo que motivó duras declaraciones públicas contra Macri señalando que “no tiene convicciones de orden moral ni natural”, entre otras cosas.

Sin embargo, distinta es la relación que mantiene con Vidal, con quien mantiene un buen diálogo y fluido vínculo con dos funcionarios de su confianza, el Procurador General de la Suprema Corte bonaerense Julio Conte Grand y el Ministro de Gobierno Joaquín de la Torre, ambos muy cercanos a la Iglesia.

Resta conocerse quién será el reemplazo de Aguer, cuando el Papa acepte su renuncia y designe al nuevo Arzobispo. Fuentes consultadas por diaocho.com aseguraron que el sumo pontífice está pensando en alguien con un perfil social más activo desde lo territorial, en línea con el avance de los curas villeros que impulsa en los distintos lugares de la Iglesia.