En medio de un clima de tensión con la oposición por diversos temas como las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la discusión por tarifas, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, brindó un informe de gestión en la Cámara de Diputados.

En ese marco, la oposición cuestionó su discurso y las decisiones políticas y sobre todo económicas del Gobierno. La respuesta de Peña, anticipándose a lo que estaba por venir, fue la siguiente: “Por respeto a los argentinos, al momento que vivimos, a los desafíos que nos planteamos, no voy a contestar las agresiones, las chicanas, las amenazas a la democracia y la prepotencia que han manifestado".

Luego, el jefe de ministros comenzó su ponencia ratificando el rumbo económico y la vuelta al FMI, así como también la necesidad de achicar el gasto público y reducir el déficit fiscal, en sintonía con el libreto que repiten al unísono todas las fuentes del oficialismo.

"Estamos convencidos que este camino nos va a permitir tener más herramientas y más previsibilidad para terminar de cruzar ese camino en el que ya hemos pasado por la etapa más difícil", aseguró.

Asimismo, indicó que "no es cierto que Argentina tenía otras posibilidades antes que recurrir al Fondo”, dando a entender que fue una maniobra de último recurso, y cuestionó a la oposición: "Rechazaremos la demagogia de plantear al mismo tiempo 'no se endeuden, reduzcan el déficit, reduzcan los impuestos', porque creo es subestimar a los argentinos, y los argentinos saben que las dificultades existen".

Uno de los más duros cuestionamientos provino del jefe de la bancada del FpV, Agustín Rossi, quien leyó un artículo del año 2016 donde Peña hablaba de otro escenario, muy distinto al actual: “Nos mintió o qué paso que en tan poco tiempo todo es al revés y ahora necesitamos financiamiento externo, la inflación está creciendo, las reservas disminuyen”.

Con igual tónica desde el Frente Renovador criticaron las contradicciones oficiales. "Usted nos dijo lo peor ya pasó y de golpe de esa Argentina electoral que describió apareció la Argentina real y en menos de 30 días se nos fueron $ 11 mil millones de dólares de reservas, hubo una devaluación del 25 %, la tasa se fue al 40 % y la inflación al 28 %", señaló José Ignacio de Mendiguren.

Por su parte, la Diputada Graciela Camaño (FR) subrayó que "por más que venga con un discurso del aire y el sol, todos los argentinos estamos desesperanzados”.

En un final tenso, el jefe de la bancada de Cambiemos, Mario Negri, se sinceró con sus pares en una reflexión llamativa: “Hay que reconocer los errores, dejar las elecciones para cuando se vota y no desgastar a un gobierno en medio de una crisis, pensando que eso los lleva más rápido al poder".