El ingreso de la Argentina a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) deberá esperar que los países miembros se pongan de acuerdo para decidir cuáles serán los países invitados

Si bien se descontaba que el ente que agrupa a las naciones más desarrolladas del mundo diera lugar a nuestro país, el escenario cambió tras la decisión de comunicar la incorporación de cada Nación invitada de una sola vez y no caso por caso. En esta oportunidad, se presume que la duda no pasa por la Argentina.

Según fuentes del Gobierno, la Argentina cuenta con el apoyo explícito de los 36 miembros actuales del organismo, por lo que la invitación sería solo una cuestión de tiempo. Así, se presume que el ingreso podría materializarse en los próximos días o meses, a más tardar.

Desde Balcarce 50 basan su confianza y expectativa en que el país inició un proceso de adecuación legislativa que acercó a la Argentina a los exigentes requisitos que impone la OCDE, como el impulso al proyecto de ley de responsabilidad penal empresaria, la integridad, la política económica, la educación, la salud o la gobernanza pública, entre otros.

Por su parte, el canciller Jorge Faurie viajó a Francia a la reunión ministerial de los países miembros junto a una importante comitiva legislativa tanto oficialista como opositora, con el objetivo de mostrar que el ingreso a la OCDE es una iniciativa que apoya todo el arco opositor.

Entre ellos estuvieron el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó; el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri; la titular del bloque del Frente Renovador, Graciela Camaño, y el líder del bloque socialdemócrata, Martín Lousteau.

Los países que también solicitaron el ingreso fueron Perú, Brasil, Rumania, Bulgaria y Croacia.