El cura villero José María Di Paola, más conocido como “Pepe”, participó de la última jornada de exposiciones en Diputados, antes que el proyecto de despenalización del aborto se trate en el recinto.

En ese marco, manifestó su rechazo a la ley que busca la legalización del aborto no sólo con argumentos basados en su condición religiosa sino también afirmando que se trata de “una práctica promovida e impulsada por el Fondo Monetario Internacional (FMI)” como parte de la negociación establecida con ese organismo de crédito multilateral.

Así, el sacerdote cuestionó al Gobierno por impulsar el debate y por dejarse condicionar por lo que el mundo moderno procura imponer, citando ejemplos de países desarrollados que tienen el aborto legalizado.

“No es inocente que este año se instale el aborto desde la política para acercarse a aquel que promueve en todo el mundo el aborto que es el FMI”, indicó.

Asimismo, pidió a los legisladores “no caer en la hipocresía” de “manifestándose contra el FMI y, al mismo tiempo, “inclinándose a aprobar una de sus mayores exigencias, el aborto, controlar quién nace y quien no en los países que deben acatar sus normativas”.

El Padre “Pepe” también mencionó el caso del actual secretario de Defensa de los Estados Unidos, Robert McNamara, quien “siendo presidente del Banco Mundial planteó aumentar los caudales de préstamos a los países pobres del tercer mundo bajo fuertes condicionamientos, uno de ellos, nada más y nada menos que el aborto”. 

En el mismo sentido, señaló que John Davison Rockefeller “desde su fundación ha apoyado, promovido y financiado las campañas pro aborto en el mundo entero, incluyendo a nuestro país”.

“Aborto es FMI y FMI es aborto. En los escritos de su fundación encontramos los mismos argumentos que hoy encontramos en la Argentina. Aborto es sinónimo de FMI le guste o no al mundo conservador, que no ve con malos ojos que los pobres tengan menos cantidad de hijos o que no los tengan, y también al mundo pseudo progresista, que levanta banderas de presunta libertad sabiendo que este genocidio es inspirado y promovido por el FMI”, añadió.

Por último, llamó a los legisladores a “seguir el ejemplo de dos grandes mujeres: Madre Teresa y Eva Duarte de Perón, ambas defendían la vida aun en los momentos más difíciles y nunca se apartaron un centímetro de sus convicciones”.