A pesar del reciente acuerdo del Gobierno con el sector petrolero para contener la suba de naftas por dos meses, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) pondrá en marcha la actualización de un impuesto sobre los combustibles que se ajusta por la inflación, lo que representaría un incremento en el valor que pagan los automovilistas por los combustibles (naftas y el gasoil) cercana al 1,5%.

Así lo informaron fuentes oficiales, aunque las petroleras están divididas entre quienes quieren trasladar los mayores gravámenes a precios y quienes aún esperan para tomar esa decisión.

A pesar de no estar de acuerdo con la medida, en el entorno del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, confirmaron que la actualización del impuesto “se aplicará” y justificaron la decisión en que tienen una incidencia marginal sobre los precios.