El oficialismo buscará tratar el martes en la Cámara Alta el desafuero de la ex presidenta y actual senadora Nacional Cristina Fernández de Kirchner, luego de que la Justicia afirmará en una resolución que el Fiscal que investigaba la causa AMIA, Alberto Nisman, y que denunciara a CFK por encubrimiento a Irán tras la firma de entendimiento con ése país, que levantaba las alertas rojas de interpol sobre distintos iraníes que seguían siendo investigados, fue asesinado como consecuencia directa de su denuncia contra la ex jefa de Estado.

En ese contexto, en Cambiemos pidieron una sesión especial con el objetivo de debatir el desafuero de Cristina Fernández, legisladora representante de la provincia de Buenos Aires.

El pedido fue presentado por el interbloque de Cambiemos, en relación a un requerimiento presentado por el juez federal Claudio Bonadio, cuando dictó el procesamiento y prisión preventiva de la expresidenta en la causa por encubrimiento a los autores del atentado a la AMIA, a partir de la firma del memorándum con Irán.

CFK asumió su banca de senadora en diciembre pasado, electa en las elecciones legislativas de octubre, en las que cayó derrotada contra el candidato de Cambiemos, Esteban Bullrich.

La expresidenta se encuentra procesada junto a varios exfuncionarios de su administración presidencial en la causa que había iniciado el fallecido fiscal Alberto Nisman por la firma del memorandum de entendimiento con Irán que preveía una revisión de la investigación de la justicia argentina sobre el atentado contra la AMIA de 1994 y que tenía como principales acusados a ex funcionarios iraníes que nunca comparecieron en tribunales.

De acuerdo con la Ley de Inmunidades, la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara tiene sesenta días, desde el ingreso del pedido de desafuero, para emitir dictamen. En el caso de la senadora, ese plazo se cumplió en marzo y la comisión encabezada por el peronista catamarqueño Dalmacio Mera no debatió la cuestión y, por lo tanto, no emitió opinión al respecto.

Según la legislación, si la Comisión no se expide sobre el pedido de la justicia, la Cámara tiene 180 días, desde el ingreso del pedido de desafuero, para debatir la cuestión en el pleno del recinto.

Para avanzar, Cambiemos necesitará los votos afirmativos de los dos tercios de los presentes, un número que hoy está lejos de tener. La jugada oficial apunta a presionar a los referentes del peronismo "dialoguista" que se muestren indecisos con la posibilidad de quedar “pegados” a Cristina Kirchner si no acompañan el desafuero, tal como lo hizo el presidente Mauricio Macri antes de la votación de la ley que retrotraía los últimos aumentos tarifarios.

Es que el titular del peronismo federal, Miguel Ángel Pichetto, ya adelantó que su bancada no aprueba desafuero de legisladores si no existe una sentencia firme. Esa misma "doctrina" se aplicó para con el expresidente Carlos Menem, condenado en varias instancias por la causa de la explosión de la fábrica militar de Río Tercero, cuya sentencia aún no está firme.

Así las cosas, parece difícil imaginar que el desafuero avance, aún si se sumaran algunos votos aliados.