El Ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, se encuentra en Ginebra, Suiza, donde se realiza la cumbre de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), donde participan empresarios, sindicalistas y una gran comitiva argentina.

En ese marco, no sólo está puesto el foco en la exposición que tendrá como eje la igualdad de género en el mundo del trabajo, sino también negociar con algunos miembros de la CGT para evitar que se concrete el paro que los sindicalistas prevén para fin de mes.

Cabe recordar que por estos días trascendió la voluntad del Gobierno de suprimir uno de los puntos más polémicos en el proyecto de reforma laboral que tiene que ver con los cálculos indemnizatorios, como gesto de acercamiento en busca de descomprimir una relación tensa.

Sin embargo, las primeras horas de la gira evidenciaron lo difícil que se anticipa la negociación con los gremios. Ni bien llegados, Triaca escuchó las críticas que el jefe de la UOCRA, Gerardo Martínez, dedicó desde el atril al rumbo económico de Argentina.

"Estamos viviendo momentos de angustia y tristeza. La crisis macroeconómica profundiza la grieta y la alienta la falta de esperanza. Una vez más caemos en las garras del Fondo Monetario", indicó el sindicalista, quien representa a la CGT ante la OIT.

Así, se espera una dura pulseada con final incierto. Cuesta saber, a esta altura, cuánto dependerá de la muñeca del Gobierno a la hora de negociar y cuánto de la voluntad sindical genuina de buscar un acuerdo que satisfaga las necesidades de los trabajadores.