El Congreso del PJ nacional votó la conformación de una comisión de "Acción Política", con el doble objetivo de conformar una estrategia de "unidad" de cara a las elecciones de 2019 y enviar un gesto a la Justicia para frenar la intervención del partido, que desde el mes de abril está en manos del sindicalista Luis Barrionuevo.

El encuentro, realizado en el microestadio de Ferro, se destacó por la escasa participación de gobernadores y una masiva presencia de la dirigencia kirchnerista. Solo se hicieron presentes el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán (presidente del Congreso) y sus pares de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, y Santa Cruz, Alicia Kirchner, los más cercanos a la expresidente Cristina Kirchner.

Con la misión de intentar normalizar el partido y quebrar la intervención judicial del partido, el Congreso dispuso la creación de una Comisión de Acción Política, integrada por 12 integrantes, que tendrá el mandato de "lograr la unidad del peronismo" para las próximas elecciones.

Los integrantes son:  Alberto Rodríguez Saá, Gobernador de San Luis; Agustín Rossi, presidente del bloque de diputados nacionales de Unidad Ciudadana; Rubén Marín, ex gobernador de La Pampa; Gustavo Menéndez, intendente de Merlo y presidente del PJ bonaerense; Eduardo "Wado" de Pedro, Diputado nacional y mano derecha de Máximo Kirchner en La Cámpora; Ginés González García, ex ministro de Salud del gobierno de Néstor Kirchner y ex embajador en Chile; Fernando Espinoza, Diputado nacional y ex intendente de La Matanza; Silvina Frana, Diputada nacional santafesina; Cristina Álvarez Rodríguez, Diputada Nacional, sobrina nieta de Eva Perón y ex ministra de gobierno de Daniel Scioli; María Emilia Soria, Diputada Nacional rionegrina, hija del asesinado gobernador de Río Negro; Beatriz Rojkés de Alperovich, ex Diputada y Senadora Nacional por Tucumán, esposa del ex gobernador José Alperovich; y Estela Neder, Diputada Nacional por Santiago del Estero.