La tasa de desocupación se colocó en el 9,1% al término del primer trimestre del año, apenas por debajo del 9,2% de igual período del 2017, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Esta baja en el índice de desocupación se dio en medio de un crecimiento del 3,6% del Producto Bruto entre ambas mediciones, según las cifras del propio Instituto.

En tanto, la subocupación demandante, que refiere a la gente que trabaja hasta 35 horas semanales, subió a 6,8% al término del primer trimestre, frente al 6,6% del año anterior, mientras que la no demandante bajó al 3% desde el 3,3% del 2017.

En tanto, el trabajo sin descuentos jubilatorios, considerado como "trabajo en negro" subió al 33,9% entre enero y marzo de este año, frente al 33,3% de igual período del año pasado.

Con respecto a la población desocupada, el Indec dio cuenta que se observa que el 25,8% y el 25,5% de las personas desocupadas son mujeres y hombres de hasta 29 años, respectivamente.

Además, entre las mujeres y hombres de 30 a 64 años, los desocupados son el 23,3% y el 21,3%, respectivamente.

Con respecto al tiempo de búsqueda de empleo, el Indec observó que el 39,3% de los desocupados busca empleo desde hace más de 1 año, otro 26,1% indicaron un tiempo de búsqueda de empleo de 1 a 3 meses, seguido por un 13,9% de desocupados cuyo tiempo de búsqueda fue de 3 a 6 meses.

Entre las ciudades con mayor nivel de desocupación se registran Rawson-Trelew 12,5% Gran Buenos Aires 11,3%; Córdoba 10,3%; Bahía Blanca 9,8%; Resistencia 9,4% y Rosario 9,2%.

Por su parte, las ciudades con menor nivel de desocupación fueron San Luis con el 1,9%; Formosa y Posadas, ambas con 2,8%; La Rioja 3,7%; Santiago del Estero 3,9% y Paraná 4,2%.

El total de conglomerados de más de 500.000 habitantes registró una tasa de desocupación del 9,9% y las que tienen menos de esa cifra, el 5,8%.

El Indec relevó 31 conglomerados urbanos, con una población de 27,7 millones de habitantes, de los cuales 12,9 millones se encuentran en condiciones de trabajar, y entre ellos, 1,9 millones están desocupados.

Antes de que se dieran a conocer las cifras, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, advirtió que "vamos a pasar dos o tres meses difíciles" por los movimientos del tipo de cambio, pero remarcó que se trabaja "pensando en la sociedad argentina" y que en el Gobierno "estamos convencidos de que vamos por el camino correcto".

Dujovne indicó que los factores que impactaron en la economía argentina fueron la sequía, "que nos sacó un punto y medio de crecimiento este año"; la suba del precio del petróleo ("Argentina sigue siendo un país importador"), y la apreciación del dólar en el mundo. No obstante, destacó que el gobierno ha decidido atravesar estos episodios respetando decisiones como la rebaja de impuestos y el consenso fiscal con las provincias, y afirmó que el gobierno "trabaja pensando en defender el empleo, el salario, y  en perseverar en el rumbo, porque esto ha hecho próspero a los países".