El juez federal Sebastián Casanello imputó a los responsables económicos de la campaña bonaerense de Cambiemos en 2017, en el marco de una causa que investiga la existencia de más de 500 aportantes truchos.

A pedido del fiscal Carlos Stornelli, Casanello abrió una causa para investigar posibles irregularidades en la recaudación de la campaña de Cambiemos, que en la provincia de Buenos Aires llevó como cabezas de lista a Esteban Bullrich (Senado) y Graciela Ocaña (Diputados). En ese marco, imputó a Silvia Chabán y Alfredo Irigoin, los responsables económicos.

Esta es la segunda causa abierta en el marco de la investigación periodística que reveló que más de 500 beneficiarios de planes sociales del sur del Conurbano aparecen en los listados de aportantes de Cambiemos, pese a que ellos negaron haber donado entre $350 y $1.500 cada uno, según figura en los registros.

La primera investigación fue iniciada de oficio por el fiscal Jorge Di Lello, especializado en temas electorales.

Todo comenzó cuando el sitio Web El Destape reveló 205 casos, y tras continuar la cifra se elevó a 467. Titulares de los planes "Argentina Trabaja" y "Ellas Hacen" figuran como aportantes de las campañas de Graciela Ocaña y de Esteban Bullrich en 2017, algo por demás llamativo que cautivó la atención de la justicia en el marco de presuntas irregularidades.

Irigoin (exintendente de Laprida y exlegislador bonaerense) y Chabán quedaron imputados por ser los responsables de la rendición de cuentas de Cambiemos ante la Justicia electoral.

Dentro del poder político se miran las imputaciones y hasta los procesamientos con cierta liviandad, atentos a que en la mayoría de los casos no terminan con sentencia firme ni condenas efectivas. Sin embargo, en la Justicia intentan ahora cambiar esa tendencia. Para lograr credibilidad, deberán sucederse una serie de fallos ejemplificadores hacia la política. Ver para creer.