Se realizará los días 25 y 26 de julio en Johannesburgo, Sudáfrica. Argentina participará como presidente pro-témpore del G-20

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, viajará a la décima cumbre de los BRICS que se realizará entre el 25 y el 27 de julio en Johannesburgo, luego de la recategorización que otorgaron al país en su condición de “economía emergente”, dejando atrás su calificación como “mercado de frontera”.

Si bien Argentina no integra el grupo de poderosas economías emergentes que conforman Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, fue invitado en su carácter de presidente pro témpore del G-20, donde también fueron invitados Turquía, Indonesia y Jamaica, además de nueve naciones africanas.

Desde la cancillería que conduce Jorge Faurie indicaron que, además, existe otra invitación para participar en la XIII Cumbre del Asia-Pacífico, que se realizará en México entre el 24 y 25 de julio, aunque de esa fecha no hay confirmación aún.

El último viaje que había realizado el Presidente fue como país invitado a la cumbre del G-7 que se realizó en Quebec, Canadá, donde pudo mantener reuniones con el anfitrión, Justin Trudeau, además de la canciller alemana, Angela Merkel y la directora del FMI, Christine Lagarde, entre otros encuentros. En ese momento, Argentina ya había pedido la ayuda del Fondo Monetario, aunque el acuerdo no estaba cerrado.

Desde la Casa Rosada y la cancillería buscan mostrar que la agenda de Macri, más allá de los protocolos diplomáticos e institucionales, es de estrecha confianza y cercanía con los líderes mundiales, siempre con el objetivo de cristalizar las diferencias con el gobierno kirchnerista y su aislamiento de las relaciones internacionales que estuviesen por fuera del modelo ideológico entendido por la “patria grande” y la hermandad latinoamericana.