El Presidente Mauricio Macri recibió a la cúpula del radicalismo en la quinta de Olivos con el fin de bajar la tensión dentro de la alianza Cambiemos y sentar posiciones sobre el presupuesto del año próximo.

Previamente, en horas de la tarde, los ministros Peña, Dujovne y Frigerio se habían reunido en la Casa Rosada con los gobernadores Valdés, Morales y Cornejo, el diputado Negri, el senador Rozas y el ex presidente de la UCR Ernesto Sanz para discutir sobre los detalles del acuerdo con el FMI, el coqueteo del gobierno con el PJ a espaladas del radicalismo y sobre las proyecciones en relación al presupuesto 2019. Luego los radicales partieron con Peña a la Residencia de Olivos.        

Desde el gobierno buscan descomprimir la fricción y el malestar que generaron los dichos de la diputada, cuando de manera burlona decía que a los radicales “los maneja desde afuera” y que ese es su “castigo por misóginos”.

La UCR le había respondido a Carrió por medio de un comunicado donde criticaban la “frivolidad discursiva” acusándola de hacer “Stand up permanente”.