Larreta despachó el día de hoy un pedido de autorización a la Legislatura porteña para tomar deuda por 305 millones de dólares.

Del total estipulado, 105 millones se destinarían al acondicionamiento de la línea D de subtes, apuntando a instalar aire acondicionado en los coches que aún no tienen y a mejorar la aislación térmica y las señalizaciones. La entidad que aportaría los fondos es el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

 De aprobarse el pedido de Larreta, al menos el Gobierno de le Ciudad podrá anunciar inversiones para sopesar el aumento del boleto de subtes, que pasará a costar $12,50 tras el fallo de la Sala III de la Cámara Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad que dio lugar a la apelación del Ejecutivo porteño.

También apuntando a una inversión en transporte, US$ 100 millones de la deuda se estipulan para realizar obras de infraestructura en las líneas Mitres y San Martín. Con estos fondos se financiarían viaductos que facilitarían la convivencia del tránsito automotor con el ferrocarril.

Los restantes US$ 100 millones se destinarían a la urbanización de los barrios Rodrigo Bueno, junto a la Reserva Ecológica Costanera Sur, y Fraga, en Chacarita. Obras para acceso y mejoramiento de viviendas, servicios de necesidad básica y de transporte y mejoramiento de los espacios públicos abarcarán a la mencionada urbanización.

El stock de deuda actual de la Ciudad informado al finalizar el ejercicio 2017 era de U$S 3.089 millones, siendo un 57% obligaciones en moneda extranjera. Durante su administración, Larreta redujo el porcentaje de la deuda en moneda extranjera sobre la deuda total de un 88% al 57% actual.