El senador nacional por Salta Juan Carlos Romero confirmó que votará en contra de la legalización del aborto y amplió considerablemente la ventaja del rechazo al proyecto en la Cámara alta. De esta manera el “no” cosecha 36 senadores contra los 32 de “si” y ni José Alperovich (Tucumán) ni Omar Perotti (Santa Fe), ambos indecisos, podrían encauzar la votación.  

En tanto la neuquina Lucila Crexell sostiene su postura de abstenerse en la votación y la puntana María Eugenia Catalfamo se ausentaría, por encontrarse cursando su octavo mes de embarazo.

"Luego de meses de análisis por el debate y habiendo escuchado a diversos sectores de la sociedad a favor y en contra, advierto que existe la convicción mayoritaria de los salteños que la ley sobre la legalización del aborto no prospere por lo que confirmo mi voto negativo", anunció Romero en su cuenta de Twitter.

Aún si a la sesión concurrieran los 72 senadores y quienes apoyan la legalización lograran sumar a esos cuatro senadores, habría empate en 36 y la última palabra la tendría la presidenta del Senado, Garbriela Michetti, que es abiertamente opositora a la legalización del aborto.

Así, los senadores a favor de la legalización dependerán de alguna ausencia o abstención inesperada del otro lado cuando el 8 de agosto bajen al recinto para debatir el proyecto.

En tanto, fuentes del entorno de Perotti deslizaron que el senador nacional por Santa Fe no está de acuerdo con la legalización, aunque tampoco quiere un rechazo llano al proyecto, sin ofrecer otra alternativa, por lo que puso en circulación otro proyecto.

La posición de Perotti, según supo esta agencia, no es la única dado que en el bloque del "no" hay algunos senadores y senadoras que no están convencidos de votar un rechazo total del tema.