El tratamiento del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Senado no fracturó a la Unión Cívica Radical, pero la situación revela demasiados dobleces al interior del partido.

Anoche, la sede del Comité de la provincia de Buenos Aires de la UCR se tiñó de verde, color adoptado por quienes apoyan la legalización del aborto. El gesto fue adoptado bajo designio de Daniel Salvador, vicegobernador bonaerense y principal referente del partido a nivel provincial.  

La rama provincial de la UCR se unió a su par en la Ciudad manifestándose en favor de que el proyecto sea Ley. El partido parece empezar a resquebrarse, dado que la mayoría de los senadores radicales votarán en contra de la sanción.

Ya la semana pasada el presidente del radicalismo porteño, Guillermo De Maya, calificó despectivamente al bloque de senadores UCR opinando que “da vergüenza”. En el mismo sentido se expresa la Juventud Radical, desde donde se promueve la consigna “que la historia los juzgue” como forma de rechazo para los senadores que se manifiesten en contra de la Ley en la jornada de hoy.