El oficialismo no logra ponerle fin al conflicto docente en las tres jurisdicciones más importantes del país, donde es Gobierno: la Ciudad de Buenos Aires, la Provincia de buenos Aires y Nación.

En un nuevo capítulo del enfrentamiento entre docentes y Gobierno, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) anunció un paro para el  12 y 13 de septiembre y una marcha al Congreso de la Nación. Reclamarán por el presupuesto educativo, cuestionando las condiciones de ajuste que lleva adelante el Gobierno nacional en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Bajo la consigna “La Educación está en peligro”, la UTE aprobó un plan de acción que implicaría 96 horas de paro en el mes de septiembre, empezando por el 12 y el 13 del corrientes mes. Irán mañana a la mesa salarial a reclamar un aumento del 42% en los salarios sumado a una cláusula gatillo que se actualice de acuerdo a la inflación según el Índice de Precios al Consumidor.

Respecto a la situación de la educación pública en la Ciudad de Buenos Aires, el secretario adjunto de la UTE, Guillermo Parodi, ilustró que no hay mantenimiento ni controles de los servicios de gas y energía eléctrica en las escuelas. Asimismo, afirmó que a los chicos les dan de comer pastel de papas con lentejas en vez de carne.

Dirigentes de izquierda de la Ciudad denuncian que el Gobierno porteño está subejecutando el presupuesto de educación. Asimismo, hablan de un gran caudal de denuncia por las malas condiciones de infraestructura. Repartiendo municiones a diestra y siniestra, el dirigente del Partido Obrero Néstor Pitrola le apuntó a la secretaria general de la UTE, Sonia Alessio, tildándola de funcional al ajuste del Presidente Mauricio Macri y el FMI por pedir “garantizar que Macri cumpla su mandato”