El diputado nacional del Frente para la Victoria y vicepresidente del PJ, Daniel Scioli, asistirá mañana al acto que organiza el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, por el Día de la Lealtad peronista.

La decisión de Scioli provocó sorpresa en el kirchnerismo, dado que se trata del único dirigente del Frente para la Victoria que aceptó el convite de Manzur, quien pretende realizar una demostración de fuerza en su provincia, aglutinando a dirigentes de las distintas ramas del peronismo que coinciden en construir una alternativa que deje atrás la experiencia kirchnerista.

Además, se preveía que, debido a su paso por la Gobernación bonaerense, concurriera al acto que organiza el PJ provincial en Merlo, a la que acudirán los principales dirigentes de Unidad Ciudadana, con Máximo Kirchner a la cabeza. 
El desmarque de Scioli del kirchnerismo en una fecha crucial para medir los alineamientos de los sectores se produce en medio de la interna tucumana entre Manzur y el senador José Alperovich, quien fue recibido una semana atrás por la ex presidenta Cristina Kirchner.

Allegados a Scioli minimizaron la situación en diálogo con NA y destacaron que la decisión de ir a Tucumán obedece a su "fiel costumbre" de "hablar con todos". Asimismo, aclararon que el diputado no toma partido en la interna y que de hecho semanas atrás fue recibido por Alperovich en el despacho del senador.

"A Tucumán no iba desde 2015 y sentía que era la oportunidad de ir a agradecerle al pueblo tucumano que lo apoyó en un 60 por ciento en 2015", explicaron. Respecto de su relación con el núcleo duro del kirchnerismo, destacaron que Scioli, quien obtuvo su banca en el Congreso como parte de la lista de Unidad Ciudadana, "habla permanentemente con los diputados del Frente para la Victoria" y también aclararon que mantiene un vínculo estrecho con los intendentes del PJ bonaerense.