Preocupada por la situación social, la gobernadora María Eugenia Vidal afina detalles para evitar cualquier tipo de sobresaltos en el Conurbano bonaerense, el territorio más sensible a los vaivenes económicos, sobre todo durante el mes de diciembre.

La gobernadora se encuentra en diálogo permanente con los ministros de Desarrollo Social de Nación, Carolina Stanley, y de provincia, Santiago López Medrano, para monitorear la situación y garantizar los fondos necesarios para atender las demandas que surjan de los intendentes, los primeros que tienen el "termómetro" del humor social.

"No hay restricción de fondos para la comida", señalaron fuentes de la Gobernación, al tiempo que recordaron que está previsto, en caso de ser necesario, un aumento en el Plan Más Vida, una posibilidad que en septiembre, durante el anuncio del último aumento del programa, se había previsto".

Como una señal, la mandataria visitó hoy la sede del Banco Alimentario de La Plata, una institución que presta asistencia a 180 entidades y comedores comunitarios de la provincia.

Señales de distensión

La gobernadora quedó en el centro de la escena por su pedido de actualización del Fondo del Conurbano en $ 19 mil millones, con la intención de no perder frente a la inflación y para hacer frente al traspaso de servicios que deberá afrontar la Provincia, merced al ajuste propuesto por Nación para lograr el "déficit 0".

Luego de algunos cruces picantes y varias señales de distensión, Vidal se mostrará mañana con el presidente Mauricio Macri, durante una recorrida por la localidad bonaerense de Trenque Lauquen. Antes, trascendió que la mandataria avisó a su gabinete que no busca presentarse a la presidencia en 2019. Si bien la intención no es nueva, la información pareció apuntar a distender las relaciones y enviar un mensaje público de respaldo hacia Macri, algo que, puertas adentro, ya quedó sellado la semana pasada.