Mauricio Macri le dió luz verde al debate sobre la modificación de la legislación migratoria en la Argentina y advirtió que "queremos gente que venga a la Argentina a trabajar".

 "Estoy de acuerdo, tenemos que debatir el manejo de lo migratorio en el país", señaló el presidente en una conferencia de prensa en Río Cuarto, donde mantuvo una reunión de gabinete conjunta con el gobernador Juan Schiaretti.

 "En esta Argentina que madura todo tiene que ser debatido, no tenemos que tener miedo de ver cómo son las reciprocidades: la Argentina es un país de una generosidad absoluta, pero a veces uno tiene la sensación de que somos demasiado generosos y abiertos frente a otras realidades", remarcó.

 "Tenemos que replantearnos qué es lo que estamos haciendo y a la vez también poner como eje que queremos gente que venga con la vocación de trabajar, como nuestros abuelos cuando vinieron a este país, y protegernos frente a otros que tienen otro tipo intenciones que nos complican la existencia a todos y le dan un enorme trabajo a la ministra Bullrich", indicó.

 Violencia en el congreso, mientras se votaba el presupuesto

 De ese modo hizo alusión a los incidentes de la semana pasada en el Congreso por los que fueron detenidos dos venezolanos y un turco, lo que generó un debate que incluyó a dirigentes de diferentes fuerzas políticas.

 En especial al jefe de senadores del PJ, Miguel Pichetto, que pidió impulsar un debate en el Congreso sobre "una reforma integral migratoria". "No se puede ser más el país idiota del continente", disparó.

 En esa línea se ubicó también Jorge Macri, primo del presidente. "Todos los que sean honestos y vengan a laburar, bienvenidos", afirmó en A24 y concluyó: "Pero si venís de vago y sos chorro, no".