En medio de una crisis que, aseguran, hizo caer las ventas hasta un 50% en el último año, comerciantes y Pymes del interior bonaerense calificaron de "inalcanzable" el bono de $5.000 que acordó el Gobierno con las CGT para el sector privado.

Así lo dejó en claro el Nucleamiento Empresarial del Noroeste, que agrupa a 35 cámaras de comercio y de industria de la provincia de Buenos Aires, y  si bien se mostró a favor de instrumentar herramientas que fomenten el consumo, indicaron que son "realistas y conscientes" en que no todos los sectores pueden afrontar el bono. "Para los pequeños y medianos comercios e industrias es inalcanzable", indicaron sobre el acuerdo que busca que los trabajadores perciban los $5.000 en los meses de noviembre y enero.

"Siempre estaremos de acuerdo  en fortalecer el mercado interno para dar sustentabilidad a la actividad que desarrollamos pero esta suerte de transferencia de responsabilidades que hace el Estado hacia el sector privado debe ser analizada en el contexto actual", señaló el Nucleamiento en un comunicado. Y destacaron que el combo de elevados gastos fijos e incrementos en las tasas e impuestos, elevadas tasas de interés, incremento de tarifas y costos laborales, ha hecho que la actividad comercial haya caído hasta el 50% en algunos rubros.

Según las cámaras del interior, para la mayoría de los comercios o pymes "es casi imposible" afrontar este bono, y en ese sentido solicitaron al Gobierno permitir la deducción de dicho reconocimiento de impuestos como IVA, cargas sociales, impuesto a las Ganancias o Ingresos Brutos.

El decreto que el presidente Mauricio Macri tiene a la firma dispone que el bono se pagará en dos cuotas, pero que las empresas que no puedan afrontarlo por la caída de actividad podrán negociar condiciones especiales para saldarlo en más pagos. También señala que el pago será a cuenta de la revisión de paritarias 2018, salvo que las partes expresen lo contrario. 

De acuerdo al panorama planteado por el sector que incluye a ciudades como Bolívar, Chivilcoy, Junín, Lincoln, 9 de Julio, Olavarría, Trenque Lauquen y 25 de Mayo, cada vez más comerciantes y Pymes dejan de pagar impuestos o cargas sociales, no pueden cubrir cheques emitidos y han cortado la cadena de pagos.