La Cámara de Senadores de la Nación aprobó hoy y convirtió en Ley el proyecto de Presupuesto 2019 enviado por el Poder Ejecutivo, tras un extenso debate en el que el oficialismo recibió el respaldo de legisladores del peronismo y de algunos partidos provinciales.

Después de casi catorce horas de discusión, la iniciativa obtuvo 45 votos a favor, 24 en contra y una abstención y la sesión finalizó minutos antes de las 4 de la madrugada de este jueves.
El expediente fue defendido por los legisladores de Cambiemos y cuestionado duramente por la oposición, aunque algunos legisladores del peronismo y de partidos provinciales votaron a favor.

La propuesta convertida en ley contempla déficit cero una inflación interanual promedio del 23 por ciento, una caída de la economía del 0,5 por ciento y destina más del 70 por ciento de los recursos al gasto de jubilaciones, salud y planes sociales. El proyecto supone un valor para el dólar en promedio de 40,10 pesos.

Entre otras cuestiones, prevé que la recaudación tributaria subirá un 38,9 por ciento, que se aumentarán los recursos para el Ministerio de Desarrollo Social en un 34,2 por ciento y que el consumo privado caerá alrededor del 1,6 por ciento.

Además de la llamada ley de leyes, los senadores también aprobaron otros proyectos vinculados al Presupuesto, como un régimen de monotributo especial para pequeños productores cañeros, la Adenda al Consenso Fiscal firmado por 18 gobernadores y la actualización de los criterios del revalúo de ganancias de empresas sobre el índice de precios al consumidor.
Asimismo, aprobaron cambios al proyecto, llegado en revisión desde Diputados, que modifica el mínimo no imponible del impuesto a los Bienes Personales.

Al cerrar el debate, el jefe del interbloque de Cambiemos, Luis Naidenoff, reconoció que el Presupuesto 2019 fue confeccionado en un "contexto de emergencia económica y social, con devaluación, inflación e incremento de la pobreza".

"A diferencia de años anteriores, no venimos ni a negar ni a ocultar la realidad", remarcó.
El presidente del bloque Justicialista, Miguel Angel Pichetto, en tanto, consideró que el Presupuesto "es malo", aunque reconoció que "hay que votarlo".

Durante su discurso de cierre en el debate de la llamada ley de leyes, el rionegrino agregó que es un proyecto "de ajuste, en el marco de una crisis en la que voló todo por el aire", aunque remarcó que debían votarlo.

La senadora nacional por el Frente para la Victoria, Cristina Fernández de Kirchner, aseguró que el Presupuesto 2019 "va a profunziar el sufrimiento de la sociedad argentina".

"No se sale de la recesión ajustando el gasto público. Con este presupuesto vamos a profundizar el sufrimiento de la sociedad argentina. Además, va a ser un sacrificio inútil", pronosticó durante un discurso de 45 minutos y que terminó a las 2:30 de la mañana.

El misionero del Frente Renovador, Maurice Closs, apoyó el Presupuesto, aunque lo consideró "un dibujo como el que aprobamos a fines del año pasado".

"Si no votamos el Presupuesto, el gobierno reconduce el de este año y lo utilizará con absoluta discrecionalidad. Y, además, se victimiza, que es lo mismo que hizo el gobierno anterior cuando no le votaron el Presupuesto de 2010 y después ganó las elecciones", destacó.

Los senadores del Movimiento Popular Neuquino, Lucila Crexell y Guillermo Pereyra, también votaron a favor de la iniciativa argumentando cuestiones de "madurez política" y "fortalecimiento institucional".

En cambio, el justicialista puntano Adolfo Rodríguez Saá, que votó negativamente, indicó que no se conformaba con que el "único camino sea el endeudamiento" y recomendó "administrar bien".
El peronista salteño del interbloque Federal Juan Carlos Romero coincidió en que "Argentina necesita exhibir un Presupuesto" y que votarlo "es un acto de responsabilidad institucional".