El presidente Mauricio Macri llamó ayer a trabajar para que la Cumbre de Líderes del G20 "sea un éxito y que el mundo se lleve la imagen de una Argentina que quiere salir adelante", al tiempo que se refirió al atentado anarquista en el Cementerio de la Recoleta y destacó que "hay un plan muy profesional y serio" de seguridad para las jornadas en las que llegarán al país los mandatarios de las principales potencias.


"Queremos que esta reunión sea un éxito y que el mundo entero se lleve una imagen de la Argentina del trabajo, amigable, que quiere salir adelante, hacer su aporte a la solución de los problemas globales y no de una Argentina conflictiva", sostuvo el mandatario.


En declaraciones a Radio Don, del distrito pampeano de Castex, el jefe de Estado recordó que "el G20 no es solamente una reunión, sino más de 50 y ya se han realizado casi todas, falta sólo una y la final".


"Todas han sido un éxito, en distintas partes del país. Se han llevado todos una impresión maravillosa de la Argentina. Hemos quedado como muy buenos anfitriones, como gente con inquietudes y potencialidades, con lugares maravillosos para conocer. Hasta ahora ha sido un verdadero éxito y tenemos que estar muy orgullosos porque todos se han ido con una opinión maravillosa del país", remarcó el líder del PRO.


En referencia a la Cumbre de Líderes, que se realizará en el predio porteño de Costa Salguero el 30 de noviembre y el 1 de diciembre, Macri consideró que "va a ser una oportunidad maravillosa para reforzar la idea de que la Argentina es un país de puertas abiertas".


"Queremos que vengan a trabajar con nosotros y desarrollar las posibilidades que nos da el turismo, la industria, los servicios con valor agregado que estamos exportando, la minería, la energía, las no convencionales y, por supuesto, el campo que pinta tener un gran año de vuelta con el trigo, el maíz y la soja", señaló.


Asimismo, al ser consultado sobre si la Cumbre del G20 estaba en riesgo tras el atentado contra la tumba del coronel Ramón Falcón en el Cementerio de la Recoleta, el ataque contra el domicilio del juez federal Claudio Bonadio y la interferencia del sistema interno del Aeroparque Metropolitano "Jorge Newbery", Macri consideró que esos hechos "son llamativos".


"Han captado nuestra atención y está trabajando la ministra Bullrich para ver qué relación pueden tener estos hechos", manifestó y advirtió: "Esto no va a pasar de largo".


En ese sentido, el Presidente descartó que se vaya a profundizar el operativo de seguridad para el encuentro que contará con la participación de los principales líderes mundiales: "Ya había un plan profesional, muy serio, siguiendo lo que se había hecho en las ediciones anteriores del G20 y custodiar a los líderes de los principales países del mundo".

Buenos Aires, 15 noviembre (NA)