Con un efusivo discurso y en tono de campaña, la expresidenta y actual senadora nacional, Cristina Fernández de Kirchner, llamó hoy a crear "un frente social y político" de cara a las elecciones del año que viene, al tiempo que criticó al Gobierno nacional y realizó un repaso de las políticas de su gestión, las que contrastó con la administración Cambiemos.

La exmandataria participó este lunes, junto a la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, de la apertura del "Primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico", organizado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), que fue denominado como una "contracumbre" del encuentro del G20 que se celebrará en Buenos Aires entre el 31 de noviembre y el 1 de diciembre próximo.

Cristina cuestionó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y dijo que el país "vuelve a tener el cepo estructural que tuvo durante una década de una deuda externa sin precedentes". Y amplió: "Nadie puede negar que fue el único gobierno (el kirchnerista) que desendeudó a la Argentina".

En ese sentido, señaló que "aumentó la desocupación", que cada vez hay "más personas viviendo en la calle" y que subieron los casos de inseguridad. "Conozco mucha gente que nunca había tenido un episodio de inseguridad y hoy lo están sufriendo. También vinculado a la pobreza", afirmó.

En el plano económico, la líder de Unidad Ciudadana dijo que "hoy los supermercados están vacíos". Y que esos son "los resultados de tres años de neoliberalismo" en el país.

Asimismo, se refirió a la división del peronismo, llamó a la unidad, a "eliminar esta forma de pensar de izquierda o derecha", hizo un guiño a los espacios que intentan acercarse al kirchnerismo y ejemplificó con las posturas diversas respecto del debate por el aborto.

"Debemos acuñar una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo, que no es de derecha o de izquierda", aseveró. Y consideró: "La división es un lujo que no nos podemos permitir, se requieren nuevas arquitecturas institucionales para preservar a la democracia".

En ese sentido, ejemplificó: "En nuestro espacio hay pañuelos verdes y celestes. Tenemos que aprender a aceptar eso, sin llevarlo a la división de fuerzas. Esto puede no gustar, pero es lo que pienso. Y ya saben ustedes, podré tener muchos defectos, pero mentirosa, no soy. Y no pienso empezar (a mentir) ahora".