La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, justificó la inversión social incluida en el presupuesto 2019 y confió en que las medidas aplicadas desde su cartera contribuyan a la consolidación de la "paz social".

"Es cierto que, como presupuesto, el de 2019 es uno de los que mayor inversión social tiene en la historia de la Argentina.

Tenemos un desafío aparte, que tiene que ver con transitar esta situación que estamos atravesando hoy", manifestó Stanley.

"Hay familias que la están pasando mal, están sufriendo; pero también hay que empezar a pensar en medias de mediano y largo plazo. Es ahí entonces donde la inversión social se transforma en el 70 o 75 por ciento del presupuesto", añadió.

Las declaraciones de la ministra fueron publicadas hoy por el diario La Nación y fueron formuladas durante la realización del encuentro de Mujeres Líderes.

Stanley recordó que en la Argentina el nivel de pobreza es de un 30 por ciento lo que justifica suma invertida ante la necesidad de "acompañar y generar una transformación".

"Fue una decisión del presidente (Mauricio Macri) de no solo plantear la pobreza como una prioridad en la agenda, sino también volver a medirla y poner al Indec (Instituto Nacional de Estadística y Censo) en su lugar", indicó la ministra.

Al ser consultada respecto a la posibilidad de desbordes y saqueos durante las fiestas de fin de año aseguró que trabaja todos los días por el mantenimiento de la "paz social" y aunque reconoció dificultades de la ciudadanía por los alcances de su salario.

"En años que son más difíciles, como el que estamos atravesando, en que claramente la inflación fue más alta de lo esperado y el impacto económico generó no solo mucha angustia, sino también mucha incertidumbre, hay familias a las que les cuesta más llegar a fin de mes", indicó.

"Venimos trabajando durante todo el año con medidas sociales concretas y con distintos actores sociales. El que más sale y resuena es el de los movimientos sociales, porque son lo más visibles a la hora de hacer sus reclamos", agregó.

Buenos Aires, 5 diciembre (NA)