La Iglesia y las comunidades judía e islámica argentinas convocaron hoy a "fortalecer todos los caminos de diálogo que conduzcan a una mayor fraternidad y solidaridad entre todos los habitantes" del país, al tiempo que destacaron la vigencia de la "convivencia" y el diálogo interreligioso.

Los presidentes del Episcopado, monseñor Oscar Ojea; del Centro Islámico de la República Argentina, Anìbal Bachir Bakir, y de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), Agustín Zbar, se expresaron de esa forma al firmar y dar a conocer una "Declaración por el Diálogo y la Convivencia".

Lo hicieron junto con los copresidentes del Instituto de Diálogo Interreligioso, el sacerdote Guillermo Marcó, el diputado y dirigente islámico Omar Abboud y el rabino Daniel Goldman, en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina.

Los referentes pidieron "no permitir que los conflictos y enfrentamientos de otras regiones del mundo, cuya solución no se encuentra entre nuestras posibilidades, afecten nuestra convivencia como pueblo de hermanos".

Se trata de una declaración que renueva el compromiso firmado en agosto de 2005, cuando las instituciones condenaron "cualquier forma de violencia que invoque la fe como justificativo".

Los líderes de las principales comunidades religiosas del país plantearon la "la vocación de diálogo interreligioso reafirma y asevera la voluntad de las comunidades de convivir en armonía".

Recordaron, además, que "el diálogo desde nuestras propias identidades y desde los valores religiosos, ha enriquecido al conjunto del tejido social argentino, aportando opiniones apreciables y recomendaciones relevantes".

También se comprometieron a crear instancias de diálogo que fortalezcan la "convivencia" y a profundizar en el "conocimiento mutuo" desde la educación.
De igual modo, convocaron a "responder de manera solidaria a noticias e informaciones falaces, o ataques a símbolos religiosos, a fin de evitar tergiversaciones y generalizaciones que confundan a la opinión pública, alimenten el prejuicio y produzcan daño a las comunidades".

Buenos Aires, 6 diciembre (NA)