‘‘Aún no compartiendo las formas de Marcos para esta etapa, el siempre se ha encargado de los procesos electorales y siempre nos ha ido bien. Puedo no estar de acuerdo en todo, pero no tengo razones para discutir su estrategia‘‘, le dice Vidal a su círculo más íntimo.

“Es la primera vez en 10 años que veo a Marcos negar la realidad. Ha hecho magia muchas veces y puede seguir haciéndola, pero esta vez está siendo deshonesto intelectualmente“, sostiene uno de los politólogos más prestigiosos de la Argentina, que lo acompaña laboralmente hace al menos 10 años.

“Marcos Peña pareciera estar haciendo lo imposible para perder. Está tan preocupado por la reelección de Macri que al final termina perjudicándolo. Como el presidente no tracciona debería estar trabajando en fortalecer al resto de Cambiemos, pero como para el son todas amenazas termina ocupándose del aire acondicionado del despacho presidencial“, afirma uno de los principales columnistas políticos del país.

‘‘Las entrevistas de La Nación y Clarín muestran que el CEO del año del 2017 se transformó en calabaza y terminó pareciendose a Coqui Capitanich“, escribe un intendente peronista del conurbano bonaerense en su chat de whatsApp.

Esta fuera de discusión que el jefe de gabinete ha logrado interpretar las necesidades de la sociedad en innumerables ocasiones. Casi siempre llegó a los inicios de las campañas como punto y pareciera que 2019 no será la excepción.

La incógnita a resolver sea quizás si la grieta como sistema esta extinguido o solamente en vías de extinción. El 40% del electorado no se siente a gusto con la polarización, pero aún nadie pareciera representar a ese sector de la ciudadania.

El protegido de Macri tiene como desafío dividir a la oposición sin dejar que un tercer espacio se consolide. Si bien cuenta con la botonera del Estado, la  ejecución de este estas operaciones históricamente dependieron de Emilio Monzó y Rogelio Frigerio, hoy alejados.

Las elecciones locales, no son termómetro del escenario nacional, aún así las primeras experiencias resultan desalentadoras. En La Pampa el candidato propio perdió contra el radicalismo, en Neuquén se festejó un tercer puesto y en Córdoba la interna radical le dá visibilidad a una derrota segura en manos del gobernador Schiaretti.

El carismático tenista neoyorquino Vitas Gerulaitis, tras vencer recién en su 17vo intento a Jonh Mc Enroe sostuvo: ‘‘A mi nadie me gana 17 veces seguidas‘‘. Solo el paso del tiempo nos mostrará si la oposición tiene o no la audacia de este emblema del deporte de blanco.