En la séptima sección la campaña recrudece, y con ella se repiten algunas prácticas difamatorias. En la ciudad de Bolívar se viralizó un video en el que se ve a una mujer diciendo que su hijo, que hoy tiene 19 años, es hijo del intendente Marcos Pisano. También de puede escuchar que quien filma insiste en que la protagonista nombre a Pisano, “decí el nombre”; reitera.

La movida con la que se intenta desprestigiar al jefe comunal terminó siendo un búmeran para el candidato Morán: gran parte de la población bolivarense salió a repudiar el golpe bajo. Inclusive, la presidenta del PRO del distrito emitió un comunicado en el que condena este tipo de prácticas sucias electoralistas.

No sería la primera vez que Morán utiliza esta práctica. Conocido como un “denunciador serial”, ya habría intentado circular esta información falsa en 2013. Como producto de aquella movida, la mujer de Pisano habría sufrido la pérdida de su embarazo. Una verdadera tragedia.

El intento de descalificar al jefe comunal terminó convirtiéndose casi en una campaña en su favor, ya que la comunidad salió a respaldarlo ante lo que consideran un golpe bajo y una campaña sucia sin sentido.